18.10.07

Felix Mirabel


Alma espacial

El astrónomo argentino Félix Mirabel es el actual director científico del Observatorio Europeo Austral y representante de toda Europa en ALMA, millonario proyecto de Radioastronomía emplazado en el desierto de Atacama para estudiar el origen de las galaxias y estrellas. Formado en Filosofía además de Astronomía, el científico reconocido y premiado por descubrimientos como los microquasars o la generación de agujeros negros por implosión, aplica en la Ciencia su pasión por llegar a las respuestas fundamentales del universo.


Diego Oscar Ramos - REVISTA ESPACIO – Febrero 2006



En una visita a la Argentina el Dr. Félix Mirabel nos recibe en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires, poco antes de emprender el viaje a Roma para reunirse con los 30 especialistas mundiales en agujeros negros, uno de sus temas preferidos y donde más energía ha puesto como investigador astrofísico. Fue el quien publicó con suceso en la revista Science que, en complementación con la reconocida teoría del nacimiento a partir de las supernovas, las implosiones silenciosas y oscuras pueden ser otra forma de hacer nacer estas misteriosas entidades estelares. Gustoso de ser entrevistado para la revista Espacio, sus recuerdos españoles lo llevan rápido a su titulación honorífica en la Universidad de Barcelona como Doctor Honoris Causa por su ejemplar trayectoria científica, al ser descubridor de galaxias infrarrojas ultra luminosas, galaxias enanas de marea y los famosos microquasars, actores principales de su amplio universo. Amable y calmo, el ex director de Investigación de la Comisión Nacional de Energía Atómica de Francia, se mostró como un científico humanista, amplio en su pensamiento y atento a las vinculaciones de la Ciencia con el arte, la religión y esencialmente la vida del ser humano.

- ¿Cuál es su rol exacto en ALMA?
- En ALMA, que es un acrónimo con cuatro palabras en ingles, Atacama Large Millimeter Array, soy uno de los ejecutivos en Chile a cargo de la construcción del observatorio, todas las decisiones de trabajo son discutidas entre el director y mis interlocutores, que son el representante americano y el japonés.



- ¿Puede explicar la importancia del proyecto?
- Es el primer proyecto global de Radioastronomía milimétrica y submilimétrica para ese tipo de longitudes de onda, estará compuesto por 50 antenas de 12 metros cada una instaladas en el norte de Chile, en la planicie de Chajnator en el desierto de Atacama, a una altura de 5.100 metros. Es el observatorio de envergadura más alto, esto es así porque debido a la absorción de la atmósfera se debe ir lo más alto posible en un lugar lo más seco posible por el menor porcentaje presente de vapor de agua y el desierto de Atacama es el desierto más seco del mundo, más que el Sahara.

- ¿Es por eso que se dice que allí están los mejores cielos del mundo?

- Sí, es uno de los cielos mas privilegiados del mundo después de un sitio en la Antártida, a 3400 metros, donde hay una estación de observación científica franco italiana, que es el lugar más propicio desde el punto de vista de la calidad de la atmósfera, porque el vapor de agua está congelado y las ondas submilimétricas atraviesan la atmósfera como en el espacio. Pero los problemas de logística son enormes, los científicos tienen que estar encerrados seis meses y sería imposible construir allí un observatorio como ALMA.


- ¿Cuál es el objetivo científico principal?
- El objetivo cientifico es estudiar las primeras galaxias que se han formado y las protoestrellas, regiones donde estarían formándose estrellas, regiones inmersas en nubes de polvo y gas. Para lograr estudiar los procesos físicos se necesita hacerlo en longitudes de onda para las cuales las nubes de polvo sean transparentes. Y este observatorio va a poder realizar radiografías de las regiones de formación estelar en nuestra galaxia, en galaxias próximas y espiar la formación de galaxias en las épocas mas tempranas de emulsión del universo. Sabemos que las galaxias más masivas albergan en sus centros dinámicos agujeros negros gigantescos. Nuestra galaxia alberga en su centro un agujero negro supermasivo con una masa equivalente a cuatro millones de soles y una de las cuestiones más importantes de la Astronomía en este momento es dilucidar cómo se formas estos agujeros negros supermasivos. Y en ALMA pensamos que se forman en zonas que son opacas para la luz visible e infrarroja, por lo que creemos que vamos a poder estudiar cómo se forman. Justamente vamos a reunirnos pronto los 30 especialistas mundiales en este tema para discutir estas ideas, en Castel Gandolfo, cerca de Roma, donde está la residencia del Papa.


- Me resulta particular el lugar elegido. Se lo comento por las implicaciones hasta religiosas de estas búsquedas científicas, en una época de mayor apertura de la Iglesia hacia la Ciencia.
- Claro, sí. El ultimo Papa, después de casi 500 años reconoció el error que se cometió con Galileo al excomulgarlo. En realidad el Castel Gandolfo es un castillo construido por los jesuitas, una congregación de la Iglesia que tradicionalmente ha impulsado desde su formación a la Ciencia y el castel es administrado por esta congregación.


- Hace años escuché un sacerdote católico que decía que poca Ciencia aleja de Dios pero mucha Ciencia acerca. ¿Qué siente usted?
- Creo que la Ciencia y la Fe son dominios del espíritu, de la inteligencia, que pueden no estar en contradicción, digamos que la Ciencia no habla del dominio de la Fe y tampoco la Fe habla del dominio de la Ciencia. Son como diría Kant dos universos del ser humano motivados por inquietudes distintas.


Unir mundos


- Usted tiene formación filosófica, ¿cuál siente que es el mayor punto en común entre la Filosofía y la Astronomía?
- Estudiando Filosofía me di cuenta que para entender la Filosofía griega y la moderna hay que entender profundamente la Ciencia de la época. La teoría de conocimiento de Kant, la critica de la razón pura, no puede entenderse sin conocer la física de Newton. No se puede entender la Filosofía griega sin entender la geometría de Euclides. Platón usa el teorema de Pitágoras para fundamentar la idea de que el conocimiento es universal. Sócrates usa las matemáticas para mostrar que mismo los esclavos están dotados de este conocimiento innato universal. Cuando quise hacer mi tesis doctoral estábamos en una época muy convulsionada en la Argentina, todos los profesores de Filosofía que yo apreciaba habían sido expulsados de la universidad por la dictadura militar y fui hacia la Ciencia, que me gustaba y como la Astronomía es una ciencia un poco más inocente desde el punto de vista político que la Filosofía pude hacer mi tesis aquí en la Argentina con profesores de Astronomía que habían podido permanecer en la universidad. Creo que la Filosofía lo que me ha dado es una metodología de pensamiento y fundamentalmente el camino para ir hacia lo fundamental. Creo que lo que me ha dado la Filosofía es una metodología y en particular cómo transcurrir el camino hacia las preguntas fundamentales. Y no quitar la atención de esas preguntas, para poner todos los esfuerzos en lo que es fundamental. La Filosofía me ha dotado para hacer Ciencia y justamente puedo ver en comparación con otros colegas que se entretienen y tienen una aproximación hacia la Ciencia como si jugaran al ajedrez.


- ¿Se refiere a especulaciones hechas en el vacío?
- No necesariamente, pero hay mucho de eso. Muchos científicos se han dedicado a la Ciencia como una forma de pasarlo bien, otros se dedican por el interés en cuestiones filosóficas fundamentales. Yo cuando comencé a estudiar Astronomía tenia la ilusión de que podría dar respuestas a preguntas filosóficas fundamentales, por ejemplo de por qué hay un universo y no nada. Luego, a medida que fui madurando me di cuenta de que estas son cuestiones que la Ciencia no puede responder y que quizás son cuestiones que estarán siempre con el ser humano y que nuca las podremos responder. Sirven como motor, como misterios fundamentales. La existencia del universo probablemente permanezca como misterio para siempre.


- Es interesante que la Astronomía, en los comienzos de nuestra civilización, era un conocimiento central, una forma de sabiduría hasta unida a otras formas del conocer como la alquimia.
- La alquimia es interesante. Durante la historia de la humanidad, mismo en la antigüedad hubo la ilusión de que se podría producir oro en el laboratorio. Hoy en día sabemos que eso no es posible en la superficie de la Tierra, en realidad los elementos químicos de la tabla periódica son producidos en el centro de las estrellas. Nuestra constitución física, el calcio de nuestros huesos, el oxígeno que respiramos son producidos en las estrellas a través de procesos de fusión nuclear para lo cual se requieren temperaturas enormes, de muchos millones de grados, que por supuesto no se puede reproducir porque se evaporaría el laboratorio. En este sentido una de las cosas que nos ha dado la Astronomía es la conciencia de que nosotros como seres humanos y nuestro planeta somos polvo de estrellas, somos el producto de una evolución en el universo, esta materia que constituye nuestro cuerpo fue fabricada de algún modo en las estrellas y eso nos da una conciencia de unidad con el universo y también con nuestra tierra, nos llevan a tener que cuidarla un poco más. Desde el punto de vista de preservación del medio ambiente, nuestra atmósfera es el resultado de un equilibrio muy crítico y esta relación del ser humano con el universo es algo para lo que la Astronomía puede ayudar a tomar conciencia de esto. Hoy en día, por la contaminación, los jóvenes tienen poco contacto con el cielo, es muy difícil ver en la ciudad las estrellas y constelaciones. Los astrónomos estamos trabajando para lograr que la contemplación del cielo sea un derecho básico de las generaciones futuras. Intentamos, a través de la UNESCO, que se declare al cielo nocturno como un patrimonio de la humanidad que debe ser respetado. A este paso, dentro de una decena de años quizás nuestros nietos no puedan contemplar el cielo a menos que se alejen muchísimo de centros poblados.


- ¿Qué legislación hay al respecto?
- Hay ya legislaciones en Chile y España, para proteger los observatorios. En Hawai también, hay regulaciones específicas con respecto a la iluminación, por ejemplo utilizar luz de sodio, lámparas que emiten luz en una única línea espectral, no cubre todo el espectro visible, como para poder proteger en este caso a los astrónomos profesionales, pero creo que hay un derecho más fundamental, el de la población en general, de que se pueda observar el cielo.



- ¿Y qué posibilidades tienen las personas de utilizar los observatorios para ver el cielo como los astrónomos?
- Todos los observatorios tienen regímenes de visitas. Nosotros en Chile recibimos visitas los fines de semana, esto es posible. Y hay muchas sociedades amateurs de astrónomos que organizan observaciones.


- ¿Qué importancia le da a la difusión de la Ciencia?, ¿sólo para generar nuevos científicos o va más allá de este objetivo?
- En la Astronomía en particular, la difusión es importante porque la Astronomía cumple un papel de cultura, que nuestros jóvenes sepan que el calcio de sus huesos es producto de la evolución estelar cumple un rol muy importante en los países en vías de desarrollo porque es una forma de estimular el interés de los jóvenes por la Ciencia. A veces se dice para qué sirve la Filosofía y en términos estrictos se puede decir que no sirve para nada. Uno se pregunta para qué sirve el Arte y es un bien a través del cual se puede lograr una experiencia de felicidad.



- ¿A través de la Astronomía también?
- También. La Astronomía es una Ciencia que considero, como la Física y las Matemáticas, que tiene una belleza en sí. Pero a su vez tiene un rol social, cultural, más específico a nivel de la orientación de los estudiantes.



Emoción inesperada

- ¿Cómo vivió personalmente sus grandes descubrimientos con agujeros negros, que sintió cuando alguna entidad teórica comenzaba a tener una realidad de constatación?
- Creo que lo más importante que he experimentado es una emoción muy grande, eso que los griegos llamaban de asombro. Y esto está ligado a una pasión muy grande por el descubrimiento. Pero se siente pocas veces, uno a veces trabaja años para sentirlo una o dos semanas o trabaja años en un proyecto pero eso que se esperaba encontrar no se encuentra. Lo más emocionante fue encontrar incluso lo inesperado, algo que realmente sorprende. Cuando ocurre uno no duerme, me imagino que es como la experiencia de los exploradores cuando ponían sus pies sobre un territorio inexplorado. Cuando con mi colega Luis Felipe Rodríguez descubrimos los movimientos aparentes superlumínicos en la galaxia, objetos que se mueven con velocidades aparentes superiores a la de la luz, eso nos dio una gran emoción. Nos juntamos en Estados Unidos, donde estábamos trabajando y en dos semanas casi no dormimos hasta que no pudimos entender en términos de la Relatividad lo que estábamos observando. Fue una gran felicidad, una gran emoción, es como un gran premio que uno recibe y fuera colocado repentinamente en un nuevo horizonte. Pensaba que los artistas experimentaban esto en forma casi continua y hablando con ellos me han dicho que en el Arte las cosas son parecidas a la Ciencia. Tampoco un pintor o un músico experimenta esta pasión en forma continua, sino que ocurre muy esporádicamente y luego todo lo que se desarrolla es sobre la base de esta experiencia maravillosa de experimentar algo nuevo. Se me ha dicho que Vivaldi es magnifico pero seguramente tuvo el descubrimiento de ciertos movimientos que después repitió y varió en muchas obras. Todos los pintores tienen períodos, que a veces duran varios años, pero están basados en algo que experimentó durante un período de tiempo muy corto, quizás en un día o una noche, donde se produce un salto cualitativo y uno es arrojado hacia un nuevo universo. Luego la actividad es más de perfeccionamiento que de asombro y descubrimiento.

- Me llamó la atención en sus descubrimientos, que alguno va de la extrema luz a la extrema oscuridad, del gran sonido al silencio absoluto.

- Creo que en la Ciencia la poesía tiene un rol y en este caso consiste en elegir palabras para describir el descubrimiento, que sinteticen la naturaleza del descubrimiento y a la vez estimulen la imaginación de los colegas. Por ejemplo cuando propusimos la palabra microquasar apareció como una analogía un poco atrevida, porque era prematura. Tuvimos ciertas críticas, pero lo importante es que produjo un debate. Y luego se confirmó que esta palabra que nosotros inventamos poéticamente estimuló la imaginación para más de una investigación. Hoy en día la palabra está incorporada en el lenguaje científico de la Astronomía y es universalmente aceptada. Creo que en la Astronomía hay una polémica que puede alcanzar niveles poéticos, pero que tiene implicaciones científicas. Es como decía Martín Heiddeger, nosotros vivimos y pensamos en el lenguaje. Y si uno quiere darle más proyección a su descubrimiento es importante elegir las palabras.


- Ya que hablamos de palabras y orígenes, la frase bíblica “En el principio fue el verbo”, ¿puede tener una implicancia científica?
- Lo he pensado, claro, pero a nivel astronómico es difícil decirlo en este momento.