9.10.07

Bebel Gilberto: Momento


Diego Oscar Ramos - Inrockuptibles. Septiembre 2007.

 En la New York de los 60, pocos años después de la expansión mundial de la bossa nova en las grabaciones que hizo junto a Stan Getz, Tom Jobim y su entonces esposa Astrud, el mítico guitarrista Joao Gilberto, al tiempo que consolidaba una de las más bellas invenciones musicales del siglo XX, tuvo una hija junto a la cantante Miúcha, hermana de Chico Buarque. A los siete años Bebel debutó cantando en el primer disco de su madre, luego compartiría escenarios o estudios con Getz, Arto Lindsay, Caetano Veloso, Naná Vasconcelos o Vinicius Cantuária, compuso en los ´80 el éxito Eu preciso dicer que te amo con Cazuza y grabó un extended play. Ya en los 2000 inició una carrera internacional, con dos discos exitosos en ventas y críticas, donde se reapropió con refinamiento sensual de la lectura electrónica internacional de la bossa que estaba poniéndose de moda desde finales de los ´90. 
      Hoy Bebel Gilberto le canta en Os novos yorkinos, de su reciente CD Momento, a esa tribu multicultural que desde la Nueva Roma está reconstruyendo la música popular brasilera. Con referencia poética a los Novos Baianos y su forma grupal de creación en los 70, el colectivo del que se rodea Bebel tiene de aliados sonoros y compositivos al tecladista argentino Didi Gutman con su elogiadísimo grupo lounge Brazilian Girls, al productor inglés Guy Sigsworth (Björk, Madonna) y a los tres más curiosos reinventores de la brasilidad musical: Moreno Veloso, Kassin y Domenico Lancelloti, ahora junto a la retro futurista Orquestra Imperial. Es justamente la alegría latinísima del Tranquilo de Kassin, la vitalidad nordestina de Caçada del tío Chico o el pop festivo con que celebra el yorkinismo junto a los Brazilian Girls Didi y Sabina Sciubba, donde la colectividad logra despejar la melancolía promedio de un disco de ruptura amorosa. La estrella, de todos modos, sigue siendo esa voz susurrante e hipnótica de Bebel, que aún triste, sigue seduciendo con ese tipo de magnetismo con que lo hacía Astrud, en la misma época en que ella nacía, junto a la primera proyección internacional de la Bossa.

No hay comentarios: