19.8.08

José Palomino Cortez


La voz de América


Hace ya casi tres décadas que el comunicador peruano argentino José Palomino Cortez difunde los valores de los pueblos originarios en su programa radial Nuestro Continente. Ahora, además de afianzar una carrera paralela como actor, creó una entidad sin fines de lucro para fomentar la integración de nuestros pueblos.

asas
Diego Oscar Ramos - Revista Uno Mismo - Agosto 2008






asas Como un mensaje de tiempos heroicos, donde la palabra tenía valor de hidalguía, la voz de José Palomino deja tras él un encanto que hace más especial su incansable valoración de un legado americanista que surgió de su Perú natal y tomó potencia en Argentina. Aquí llegó para estudiar Medicina a sus 17 años, conoció a su esposa y tuvo a su hijo primogénito – el actor Juan Palomino – para regresar pronto a su Cusco, con el título de la paternidad noble y la disposición a dejar crecer una vocación natural por las comunicaciones y las relaciones públicas.
asasasasas
Como le sucedería a lo largo de su vida, su personalidad abierta y esa pasión por la palabra que le venía desde niño al escuchar lecturas de su padre le dieron la oportunidad de acceder a trabajos en empresas privadas y en el municipio cusqueño, en tareas de comunicación que incluyeron la organización de visitas de cientos de sus conciudadanos a Machu Picchu, destino más visitado por el turismo que por los propios herederos. Y pasaría poco tiempo hasta que lo invitaran a participar de un programa musical en la radio principal de su tierra y se diera inicio a su relación con el medio radial. Ese amor a primera vista continuaría en nuestro país, donde regresó 15 años después, junto a su esposa, su primogénito y dos hijos más nacidos como él bajo cielos quechuas, mal llamados incas, como le gusta aclarar. Aquí revalidó su profesión de locutor, dando exámenes que le posibilitaran oficializar un talento que la vida le dio con una generosidad que siente como signo de lo americano. Así continuó en Radio Universidad de La Plata, en LU6 Emisora Atlántica de Mar del Plata y en los últimos años en AM y FM de Radio Nacional, un ciclo propio que había iniciado en micrófonos peruanos.
saas
asasasDesde Nuestro Continente, Palomino Cortez sigue lanzando desde hace más de 28 años señales de unión de lo más rico de las culturas originarias, para que el sentimiento de pertenencia a una identidad en común ayude a construir tiempos nuevos, con ojos abiertos y manos dispuestas a dar. Con ese espíritu se fue presentando en todo el país junto a su hijo Juan Palomino en eventos de difusión poética de estas temáticas y todo lo fue llevando a crear recientemente Ciudadano de Nuestro Continente, una entidad sin fines de lucro donde entrega una suerte de documento ético de identidad latinoamericana, que certifica la pertenencia a una manera comprometida de investigar, intercambiar puntos de vista y poner en práctica todo lo valioso que nos hace ser de este lugar.




Reserva moral 




“En el programa intentamos rescatar los personajes, los poetas, las costumbres, las tradiciones, los mitos, las leyendas de cada lugar, acompañados con la música adecuada y su audiencia sabe que hay una realidad americana diferente, no tan conocida como la fase negativa del narcotráfico y la guerrilla”, explica el hombre de la voz galante y abre la puerta a nuestro mayor valor: “el común denominador es que el americano es un ser solidario por antonomasia, si vas a Paraguay, a Nicaragua, a Honduras, vas a recibir el afecto, el cariño, la entrega total, si necesitas pan te lo van a dar, si necesitas agua te la proporcionan, tenemos una reserva moral importantísima”. Hoy siente que estamos viviendo en América tiempos de despertar, con un ejemplo puesto en el pueblo boliviano con su presidente de origen aborigen, con una mentalidad abierta a cumplir con las promesas que hizo, una ética que no ve como la constante justamente en los años que llevamos organizados como naciones. Por eso es que percibe luz en estos tiempos, que dan otro sentido a esa espera calma en que pareciera estar por siglos el ser nacido aquí antes de la llegada del europeo. Y un signo positivo de renacer lo encuentra el comunicador en dos hechos ocurridos en nuestro país, dos homenajes realizados a la deidad solar que los antiguos quechuas – nunca hablará de incas - realizaban en eventos sagrados.
asas
“Fui convocado a Catamarca donde por primera vez se realizó el Inti Raimi, una ceremonia similar a la que se hace en Cusco cada 24 de junio en homenaje al astro rey y fue conmovedor ver a 3 mil kilómetros de distancia un acto con todos los personajes que intervienen, fue muy bello”, expresa el locutor y agrega que “en Berazategui, provincia de Buenos Aires, se hizo una fiesta coincidente con el solsticio de invierno y se erigió un monumento a la chacana, una cruz andina, símbolo religioso a la Pacha Mama”. Parte de la importancia de estos rituales los siente, además de la reivindicación cultural de los ancestros, en el claro sentido ecologista de estas prácticas. “Estas culturas respetaron lo animal, lo vegetal, tomaban lo que era estrictamente necesario, no depredaban al medio ambiente y tenían como deidad al agua”, dice Palomino Cortez y pone el foco en las costumbres ecológicas que tenían estas sociedades en lo humano: “las familias vivían comunitariamente, alrededor de un eje central, cultivando la tierra en forma comunal, en formas solidarias de coparticipación, hoy por ti mañana por mí, fenómenos que siguen practicándose en las comunidades andinas”.
asas Hoy, a diferencia de épocas donde hasta podían escuchar en algunos ámbitos expresiones despectivas como “cosa de indios”, José Palomino Cortez vive la alegría de recibir en su programa muchas consultas acerca de los poderes nutritivos o sanadores de alimentos y formas de cocción de origen andinas. “Todo esto está resurgiendo, la cultura está siendo valorada y reconocida, respaldada por distintas entidades, que se forman para conocer más de cerca estas concepciones, que apuntan a un respeto por el ser humano, por la confraternidad”. De este tipo de valores y a través de la poesía de creadores como su querido César Vallejo hablan en las presentaciones escénicas que hacen con Juan Palomino. “Nos convocan mucho, para hacer este planteo, para conversar, indagar y es increíble la avidez que existe por saber más, en todo el país, porque estamos contando la otra historia y lo que es realmente la cultura de América”, dice el hombre de la prosa instantánea, amante de los libros tanto como heredero de una cultura oral que trasmite a los suyos y lo hace feliz. “Sigo teniendo a los 71 años la posibilidad de trabajar en los medios radiales, lo que me llena de alborozo, me mantiene vivo y lúcido”, asegura, confiesa que su intención es seguir aportando al continente “descubrimientos, indagaciones y búsquedas permanentes” y repiensa el rol de su transmisión del legado recibido. “Cuando te escucho, cómo prenden en mí tus convicciones, tus vivencias, tu naturaleza, estás dejando en mí una huella, un surco, qué mejor regalo en la vida”, cuenta que le dijo su hijo Juan, el que viaja con él y comparte su placer por el arte y la vida comprometida. Juntos están en la flamante asociación, bajo la certeza de que “hay una América que quiere ser escuchada”, como dice antes de mostrarse satisfecho de haber hallado su lugar. “Hay mucha gente que se ha dedicado a desentrañar todo lo que quedo ignoto de nuestras culturas y estar en eso me hace muy feliz”, asegura y se muestra contento, porque en poco tiempo debe prepararse para su programa. Y pocas cosas lo ponen de mejor humor que estar frente al micrófono y comunicar lo que mejor sabe. Y más le gusta.


Actor galante




Esta última década José Palomino se ha vuelto casi tan conocido como su hijo, al haberse volcado a la actividad actoral, a la que también llegó bajo la guía de ese ángel de la oportunidad, cuando comenzaron a llamarlo para interpretar a seres que necesitaban de sus maneras naturales. Así pasó por programas como Yago, Hermanos y Detectives o Los Simuladores y películas como El Descanso, El Fondo del mar, El Juego de Argibel o Del amor y la ciudad. Aunque lo que más felicidad le ha dado fue conducir una serie de documentales sobre comidas peruanas para una señal de cable dedicada a la gastronomía, que lo hizo viajar hasta por ciudades peruanas que no conocía. Eso sí, esta vez él fue quien llamó al destino. Le hizo la propuesta al canal, que aceptó y su tierra le donó nuevamente los frutos sabrosos de la identidad. 


Radio y agrupación


El programa radial Nuestro Continente se emite jueves a las 01 hs, en AM 870 Nacional y los sábados de 16 a 18 en FM 98.7 La Folklórica. Participan junto a José Palomino Cortez, Lito Zer, Juan Palomino, José Narosky y David A. Sorbillo. Para comunicarse: nuestrocontinente@yahoo.com.ar. Para ser parte de CIUDADANOS de NUESTRO CONTINENTE: http://groups.msn.com/NUESTROCONTINENTE. Los adherentes de Ciudadanos de Nuestro Continente son registrados como afiliados de la asociación, se les da una credencial personal con la cual tienen descuentos especiales en espacios culturales y entidades diversas vinculadas con lo latinoamericano. Y están invitados a participar de reuniones periódicas para promover la difusión de sus creaciones o ideas, vinculadas en general con los postulados de la asociación: privilegiar la solidaridad social y el pluralismo democrático, defender activamente a los Pueblos Originarios, pronunciarse por el intercambio cultural latinoamericano en su diversidad y apoyar políticas educativas que impulsen el estudio de idiomas nativos como el quechua, guaraní o mapuche.