25.8.08

Entrevista con Trigueirinho



"Todo el mundo está por nacer"


El filósofo místico brasileño es un gran difusor de la existencia de múltiples dimensiones de la realidad, cada una con diferentes civilizaciones y accesibles a la humanidad a través de la expansión y limpieza de la percepción. Creador de un centro internacional de trabajo espiritual, es el gurú de quienes llegan al cerro Uritorco para encontrar Erks, la ciudad intraterrena de la que da testimonio en parte de una obra compuesta por 76 libros y miles de conferencias.


Diego Oscar Ramos - Uno Mismo - Agosto 2008



           Si no hablara de lo que habla, si no hubiese escrito los libros por los que el mundo lo conoce, si no fuese un reconocido difusor de ideas que conjugan la ufología con la espiritualidad, si no fuese por saberlo el creador de una comunidad de trabajo espiritual con dos décadas de existencia, podría pasar en una primera mirada por un hombre que cualquiera podría encontrar en lugares tan místicos como un supermercado o una biblioteca. Y esta primera apariencia, carente de toda pose de maestro, es probablemente lo que más atrae al sentarse a hablar con él. Tanto como su mirada, siempre fija en su interlocutor y capaz de transmitir una calma propia de un antiguo viajero, que cuenta lo que ha visto sin nostalgia de lo que fue ni grandes expectativas por lo que viene. Está en cada uno el pasar por el filtro de la creencia o el distanciamiento crítico sus palabras sobre el destino humano guiado por jerarquías etéreas. Lo cierto es que Trigueirinho, verdadero gurú de quienes peregrinan al cerro Uritorco en búsqueda de la entrada de la ciudad intraterrena de Erks, pondrá el eje de sus consejos en viajes más internos que los propios del mochilero místico. Por ello, en sintonía con muchas otras tradiciones espiritualistas, hablará de la necesidad actual de limpiar y expandir cada vez más los estados de conciencia, a través de pensamientos positivos, la mente libre de críticas, un estado de fe y amor por el silencio.

- ¿Qué puede decir del arte de vivir en los tiempos actuales, el tema del que ha venido a hablar en Buenos Aires?
- Creo que hoy hay que estar dispuesto a servir, a ayudar y a colaborar, porque de la colaboración, la ayuda y el servicio viene la energía correcta para estos tiempos. Nunca hubo un tiempo en que la humanidad, los animales, las plantas, los minerales necesitaran de tanta ayuda y colaboración. El planeta está en agonía y necesita ayuda para todos los reinos de la naturaleza, muy especialmente para el reino humano, porque es el que tiene más conciencia y el que tiene que desarrollarla más.

- Depende de nosotros, entonces...
- Muchas cosas dependen del ser humano.

- ¿Cómo percibe entonces a los discursos apocalípticos sobre el destino de la Tierra, tan presentes en esta época?
- No creo que el mundo vaya a acabar, creo que este tipo de mundo, esta civilización va a acabar, pero no el planeta. El mundo va a continuar, de otra manera, tal vez purificado, tal vez purgado de tantas cosas inútiles, superfluas, negativas.

- ¿Es por eso que suele decir que no hay que estar preocupados porque es un proceso natural que debe acontecer?
- Ah, claro, eso es una consecuencia de lo que el hombre hizo y hace. El planeta ya está reaccionando, se ve en las cosas que están aconteciendo en varios lugares del mundo. Ya está reaccionando y lo va a hacer mucho más, para que después las cosas se pongan en orden. Es el final de un ciclo, inevitable e irreversible, porque hay cosas que ya no tienen retorno.

- ¿De qué tiempo hablamos?
- Por lo que observo, ya está aconteciendo. En la conciencia de muchas personas esto ya está evolucionando.

- ¿Tiene sentido con este pensamiento la gesta ecológica?
- Claro que tiene, porque es bueno que no se pase de cierto límite. Y es bueno también que las personas tomen conciencia de que algo tiene que ser preservado. Por más que haya purificación del planeta, o reacción, habrá áreas que serán preservadas, allí tendrán que ser cuidadas las cosas, el hombre también. Las semillas no van acabar todas y el reino animal no va a ser todo diezmado, van a quedar representantes, algunos individuos de cada especie, para recomenzar. De forma que todo lo que se pueda hacer para no empeorar será bueno.

- ¿Qué consejos daría para estar en sintonía con ese cambio total?
- Creo que cada uno debe pedir mucha luz dentro de sí mismo, porque dentro de cada ser humano hay una esencia verdadera, real, pura, intocada. Es preciso buscarla, porque es inmortal. El hombre

- ¿Cómo hablaría hoy de sí mismo?
- Como una persona que está siempre estudiando, observando. Y haciendo lo posible para vivir conforme a lo que aprendo.

- ¿Qué valor tiene para usted seguir dando conferencias y escribiendo libros? ¿Son realmente una ayuda para que las personas evolucionen?
- Creo que es imprevisible cuándo un ser puede tomar conciencia de una cosa. Es imprevisible, parece que está todo perdido, pero no lo está. Es imprevisible cuando alguien puede oír, puede haber oído eso la vida entera y no haberlo escuchado, pero de repente puede oírlo en una determinada situación, escuchar y cambiar. Eso puede acontecer hasta el fin.

- ¿Cómo fue en su persona ese proceso? ¿Ha escuchado durante mucho tiempo algunos mensajes que despertaron más tarde, en un momento preciso?
- Antes de que comenzara a tomar contacto con estos temas, sabia que había una cosa que tenía que encontrar. Y no fue de repente, de a poco fui percibiendo que estaba encontrando algo, me tenía que abrir para eso, no me limité, no tuve miedo, no tuve dudas, me abrí y fui encontrando. Claro que no encontré todo, estoy en camino, como todos lo estamos. No hay un punto de llegada, estamos siempre caminando.

- Y siempre habla de en ese camino los seres humanos tenemos compañeros…
- Hablo de los hermanos extraterrenos, de los hermanos intraterrenos, de las fuerzas evolutivas, de los planos de conciencia, de las jerarquías espirituales. Es preciso reconocer que hay otros planos de conciencia, otros planetas y otros universos. Todo eso está intercomunicado. Tenemos que abrirnos para esos contactos con mundos, con universos, con planos superiores, para poder recibir impulsos, para ayudar a la evolución. Porque ningún plano de conciencia se resuelve solo, para evolucionar tiene que recibir impulsos de un plano superior. Un plano no se resuelve en sí. Usted, en el plano humano, cambia las cosas, pero no las resuelve, entonces se trata de que cada uno busque ese plano superior, para ir transformando este. Como humano precisa contactar un plano suprahumano, de ese plano viene la cura, la transformación, la sublimación, viene todo para transformar el plano humano.

- ¿Cómo fueron los primeros contactos que tuvo con otros seres y dimensiones?
- Para mí fue algo muy natural, muy simple. No tuvo nada de especial. No es una cosa que acontece de repente, es algo simple que sabes que se va a profundizar y a medida que el tiempo pasa se siente el trabajo que va aconteciendo. Se precisa tener fe, paciencia y ser fiel a aquello en lo que crees.

- ¿Nunca dudó?
- Nunca dudé de esas cosas.

- ¿Y sintió que podía estar perturbado mentalmente, como le pasa a algunas personas con los contactos con otras posibles realidades o planos?
- No, nunca dudé. (Ríe con satisfacción)

- ¿Cree que puede darse con frecuencia que la psiquiatría trate con medicamentos a personas que puedan estar en contacto con otros planos de conciencia?
- Puede pasar, todo puede acontecer, hasta puede haber errores. Claro que un psiquiatra inspirado, que tenga contacto con los niveles superiores, no va a tomar a un contactado por un loco. Ahora, uno que no sea muy formado, o que sea superficial, puede errar. Todo el mundo se puede equivocar.

Fe y conocimiento

- ¿Y en que fase está el conocimiento que transmite para ser accesible a todos?
- Hay ciertas cosas que para que las compruebes las tienes que experimentar. Antes puedes creer, puedes abrirte, puedes tener fe, pero sólo experimentándolo puedes comprobarlas en el nivel material. Aunque cuando te pidan probarlas, no lo podrás hacer, podrás decir: "Sé que es así, espero que sea así contigo también", pero no se pueden probar ciertas cosas, como estar viendo una nave, cuando el otro no está abierto. Es el otro el que tiene que ver, por eso la fe es muy importante, porque no se queda limitándote, no cierra las puertas. La fe es una abertura que te predispone a lo que no es normal.

- ¿Cuándo comenzó este camino de conocimiento y de fe?
- Fe siempre tuve, no recuerdo de no haber tenido. Puedo no haber tenido fe en vidas pasadas. En esta encarnación no me acuerdo de no haberla tenido.

- ¿Siempre fue una persona religiosa?
- Religión, no se lo que usted entiende por religión, nunca pertenecí a religión ninguna.

- Pero puede haber tenido un fuerte sentimiento de religiosidad.
- Religiosidad sí. Siempre sentí una ligazón con los planos inmateriales. Tengo esa religiosidad, pero ninguna religión de la Tierra, las respeto como camino, pero no fue el mío.

- ¿Cómo se modificó su vida personal, la relación con amigos y familia, con su compromiso con este camino de conocimiento?
- Fue cambiando de a poco, gradualmente, cambiando, cambiando, cambiando. Y las personas también fueron cambiando, algunos que estaban alrededor se fueron alejando, otros acompañaron, fueron colaboradores, se fueron uniendo. Y otros recibieron lo que tenían que recibir y se fueron alejando. Porque la gente se va alimentando de a poco, un poco en esta vida, otro poco en la próxima, un poco de aquí a tres encarnaciones.

- ¿Y de esta vida que es lo que más le gusta?
- Me gusta mucho aspirar, buscar, tener fe.

- ¿Y en aspectos cotidianos, como ir al cine? no todos conocen a ese Trigueirinho.
- Ahh, el otro día vi una película de 1928, La pasión de Juana de Arco, que me gustó mucho. Y justamente hoy vi un documental sobre la vida del Padre Pío, que también me gustó mucho. Pero no voy habitualmente al cine, los films que tengo que ver aparecen, los acabo viendo. No fui a ningún lugar para ver La pasión de Juana de Arco, ni fui a ningún lugar para ver la vida del Padre Pío. Alguien trajo el video y lo pusieron en un aparato que estaba en frente de donde estaba sentado.

- Era algo que usted tenía que ver.
- Y lo vi entero. Todos tenemos siempre algo que aprender.

- Mencionó al santo Pío y lo escuché decir que figuras como Cristo o Buda, aún están trabajando por la humanidad. ¿Podría explicar esta idea?
- Lo que cada uno de ellos trajo para nosotros es una parte de la energía del universo, que dependía de la potencia con la que trabajaron. Y esto quedó aquí, se está desarrollando. La energía crística es infinita y lo que la energía búdica trajo aún no fue desarrollado completamente. Porque la compasión que trajo Buda y el amor que trajo Cristo todavía están en desarrollo, todo está en desarrollo.

- ¿Y todos tenemos todo al alcance?
- Claro, lo tenemos. El trabajo con esas energías no fue perdido, está todo andando.

- Ya que habló del amor, me gustaría que mencionara la diferencia entre el desapego y desamor, de los que aclara con firmeza que no deben confundirse.
- No pueden confundirse. Desamor es falta de unión con otro, desapego es estar desapegado de aquello que no es, de la parte superficial, de la parte ilusoria de la personalidad. La parte esencial no precisa ni de desapego ni de amor, es una unión. Desapego es para lo que no es real, lo que el otro no es. Piensas que es el otro pero no es, entonces te desapegas para no confundirte, para encontrar al otro. Y sin desapegarse de las apariencias no se puede. Es preciso desapegarse realmente de las apariencias.

- Por último, ¿qué les daría como consejo a las personas para incorporar algo valioso?
- Que busquen las cosas dentro de sí, porque después que las comienzas a encontrar dentro de ti es que comienzas a comprender las de afuera. Sin entrar dentro de ti, este mundo es incomprensible, no tiene explicación si no vas adentro a ver cómo es.

- ¿Cómo es ese viaje?
- Es un viaje imprevisible, que no sabes como va a acabar, siempre es nuevo y tienes siempre a lo inesperado. Pero es un inesperado muy positivo.

Ser universal

- Brasil, su país de nacimiento, debe de haberle legado una gran herencia de religiosidad y ritualidad. ¿Cree que ahí se da un campo propicio para que la gente comprenda la necesidad de comunicarse con planos superiores?
- Veo a Brasil como un campo donde todo puede suceder. Puede ser que no haya cosas oficiales que ayuden, pero no hay impedimentos a que te desarrolles. Nadie logra controlar al Brasil. Es incontrolable. Esto tiene un valor inmenso desde el punto de vista evolutivo, basta que las energías positivas predominen. Todo allá es un campo abierto, libre.

- ¿Cómo siente en ese sentido a la Argentina?
- Aquí en Argentina siempre fui muy bien recibido, nunca dejé de decir lo que tenía que decir. Sé que la energía del país es diferente, pero me siento muy en casa. No soy ni muy brasilero ni muy argentino, busco ser universal, de forma que no siento las puertas cerradas en ningún lugar. Si tuviera que quedarme aquí lo haría sin problema. Me siento universal. Si mañana tuviera que ir a otro planeta, iría sin problema.

- Aquí el investigador Pedro Romaniuk ha trabajado mucho con estos temas y menciona a nuestra región como escenario clave de la evolución humana. ¿Ha recibido usted mensajes sobre el rol de Sudamérica en esta evolución?
- Lo conozco de nombre, pero nunca tuve contacto con él. Y respeto todos los puntos de vista cuando son honestos, sinceros, porque en la honestidad y la sinceridad tiene que haber verdad. Yo no he recibido ningún mensaje específico, pero tengo mucha fe que en América Latina van a acontecer muchas cosas. Hay cosas ocultas, internas, interiores para ser reveladas. Aún no lo fueron, pero se puede tener esperanzas. Como también hay muchas cosas a ser reveladas dentro de los océanos. Todo el mundo está por nacer.

- ¿Qué opinión tiene sobre el turismo que creció en lugares como el cerro Uritorco en relación a la búsqueda de la entrada de la ciudad intraterrena ERKS?
- Creo que el turismo poluciona mucho, pero también es pretexto para que alguien reciba algo. De repente va allá para hacer turismo y puede salir tocado. Nunca se sabe cuando una semilla puede germinar. Creo que nadie va allí de casualidad, mismo que vaya a poluir, alguna cosa recibe.



Biografía


Como aconteció con Carlos Castaneda, alrededor de Trigueirinho, nacido como José Hipólito Trigueirinho Netto en 1931 en el estado brasilero de Sao Paulo, se traza cierto misterio para queden en primer plano las enseñanzas de sus más de 70 libros o los contenidos de sus conferencias editadas en CD. Ha dejado saber que fue desde gerente de hotel a dueño de restaurant y hasta tuvo cierto reconocimiento al filmar el documental de 1960 “Bahía de Todos os Santos”. Viajero apasionado, siempre unió sus desplazamientos por decenas de países con la procura de contactarse con maestros espirituales de tradiciones místicas diversas. En la lista figuran Paul Brunton, Angela La Salla Batá , Dorothy MacLean, Sarah Marriott, Eileen e Peter Caddy de la Findhorn Foundation escocesa y en nuestro país a Ángel Cristo Acoglanis, conocido como Sarumah, quien cambiaría su existencia al revelársele como un maestro interdimensional de origen extraterrestre y mensajero de la ciudad intraterrena de ERKS. Trigueirinho pasó entonces a divulgar, hasta la actualidad, informaciones vinculadas a cambios vibracionales y transformaciones radicales de la conciencia. Como fundador de comunidades de trabajo y aprendizaje, en los ´80 creó en Sao Paulo la Comunidade de Nazaré y más tarde Figueira en Minas Gerais, especie de modelo de mundo nuevo, basado en la autosuficiencia energética, económica y alimenticia, en integración con la naturaleza material y espiritual que los rodea, viviendo una rutina de trabajo, silencio, oración, estudios místicos y vegetarianismo. (Fuente: www.anjo-dourado.com)