10.1.09

Elizabeth Steger



Arte al natural

 En imágenes de precisión naturalista, Elizabeth Steger une su formación en Biología con su preparación estética. Algunas de sus creaciones han servido para fines ecologistas.
asas
Diego Oscar Ramos - Uno Mismo - Diciembre 08.
asa
asas




La ciencia puede emocionar y la precisión naturalista transmitir la presencia de una gran sensibilidad estética. Todo eso pueden sugerir las imágenes de Elizabeth Steger, artista plástica con formación en Biología, heredera de la rica tradición de la ilustración científica occidental. “El sentido de mi trabajo sería lograr que los observadores puedan sentirse atraídos por lo natural, que puedan compartir la profunda admiración que la naturaleza genera en mí, no me canso de observar, tiene para mí un sentido espiritual”, cuenta Steger, quien desde niña creció en una familia que estimuló tanto su capacidad estética como le brindó las herramientas educativas como para conducir hacia el arte su atracción innata por las plantas y los animales.

Esa pasión que la hacía agotar los papeles de su casa de infancia con diseños cuidados la plasmó ya profesionalmente tanto en ilustraciones para libros sobre fauna argentina o dinosaurios, como en pinturas para la Campaña Cuidemos la Selva Misionera de la Fundación de Historia Natural Félix de Azara en el 2006, en la que participa en relación a ambas facetas de sus conocimientos. “Me encantó participar de esa campaña, participo como bióloga y como artista y ese tipo de trabajos me gustan”, expresa y comenta los vínculos que unen ambas líneas de sus trabajos: “Al pintar siempre estoy tratando de reproducir algo real, como animales que tienen características específicas que trato de respetar - tamaño, color, proporciones, hábitat - que si no las respetara podría estar inventando una nueva especie, cuando pinto algo que existe me gusta hacerlo lo más fielmente posible y utilizo mis conocimientos de Biología”.

Igualmente no todo pasa por la perfección y el respeto por los modelos naturales. “Son dos formas de disfrutar la naturaleza, que finalmente es lo que me motiva”, agrega Steger, quien fue parte a mitad del 2008 de una importante muestra en el Centro Cultural Recoleta, donde su estética naturalista fue parte de un ecosistema de artistas jóvenes donde la presencia de la abstracción y la experimentación imperante le dieron un marco especial a su obra tan respetuosa de las coordenadas naturales de sus modelos. Claro que un aura de gran subjetividad se desprendía de sus ilustraciones, además de provocar emoción por un eco de las ilustraciones que de niños nos fascinaban por su perfección en algunos libros. No debe ser casual la conexión con esas sensaciones al observar sus creaciones, ya que el vínculo con el placer de plasmar la naturaleza en papel viene desde su infancia.
“Desde chica, en la escuela primaria, me gustaba hacer dibujitos de animales o paisajes más que otros motivos y desde que me acuerdo quería estudiar a los animales cuando fuera grande”, relata la artista y prosigue: “Cuando ya estaba en la secundaria comencé a hacer dibujos con lápiz negro, copiando fotos de animales, rellenando y haciendo la luz y la sombra todo con lápiz negro, cuando terminé el colegio tenía hechos varios dibujos lindos, todos paisajes o animales, pero eran de tamaño chiquito y los hacía solo por gusto y placer, como un hobbie, varios años después, ya estudiando Licenciatura en Ciencias Biológicas, comencé a asistir al estudio de Axel Amuchastegui, a quien admiraba y me asombraba por sus cuadros”. Tomó clases con el reconocido pintor animalista hasta su partida en 2002 y el proceso fue marcante para definir su vocación: “Con él aprendí a hacer los bocetos, a pintar con acrílico y detalles esenciales a la hora de hacer un cuadro, ahí comencé a ver al arte como algo más que un hobbie y a pensar que algún día podía llegar a exponer”. El camino se hizo más claro entonces y llevó a Steger a la unión de sus sensibilidades estética y científica, que hoy caminan juntas, por la misma senda natural.




Campaña ecológica




El arte de Steger le dio con el diseño de un simio el símbolo preciso a la campaña “Cuidemos la Selva” de la Fundación de Historia Natural Félix de Azara, formada por una serie de proyectos de Conservación de la Selva Misionera y de sus especies en peligro. Para formar parte de este proyecto hay sitios de internet donde se puede procurar la información necesaria para apoyar las acciones ecologistas.

2 comentarios:

Sherezade dijo...

OOhh, es una divina!!!

Javier dijo...

Muy buena la nota. decime por favor que esa mujer es tan bella como parece en la foto...
Conocer gente que hace este tipo de actividad fudamenta las esperanzas y da un cierto aire en los pulmones de los anhelos.
un abrazo.