2.1.09

Vivero Acuático



Naturaleza, arte y armonía


El vivero acuático La Barcina produce estanques ecológicos con lotos y nenúfares, consideradas plantas sagradas por varias culturas.


Texto y fotos: Diego Oscar Ramos - Uno Mismo - 08
asas 

“Toda persona que desea un estanque en su jardín está movido por incorporar el agua a su espacio, como elemento que da movimiento y sonido, además de proporcionar tranquilidad y descanso, ya que tener una porción propia de naturaleza con agua nos da un estado especial que solemos buscar al salir de vacaciones”, explica Juan Pablo Trinco, formado en Agronomía y creador de uno de los pocos viveros acuáticos argentinos, donde cultiva plantas como lotos o nenúfares que incorpora junto a otras especies y peces en estanques donde se desarrollan ecosistemas estables. “Voy poniendo los diferentes componentes y la unidad funcional nacerá de la interacción de los peces y plantas con el agua hasta llegar a un estado de ecosistema, lo que implica instalar vida”, dice, detallando un proceso de evolución donde la presencia de ciertas plantas vuelve aún más minuciosa y prolífica de sentidos su tarea: “Cuando trabajás con plantas como los lotos y los nenúfares, consideradas sagradas en India, China o Egipto, se siente su energía, el trato diferente que le das tiene que ver con su presencia, con su belleza y aura, no fue al azar que las vieran como sagradas, estas plantas ayudan a que sientas la energía del mundo”. Muchos budistas lo contactan, además de personas de todo el país que se sienten atraídas tanto por la parte simbólica como por una distinción que estas plantas traen desde que los jardines ingleses la adoptaran de sus excursiones colonialistas. Vinculadas con la sensibilidad estética, no sólo Victoria Ocampo escribió sobre sus nenúfares sino que las representaciones de impresionistas como Monet fueron una de las causalidades que condujo a Trinco, artista plástico autodidacta, a meterse de cuerpo entero en un mundo acuático que lo atrajo desde niño. “Cuando iba a pescar con mi padre, recolectaba plantas de los costados de la laguna, llegué a tener estanques de 200 litros con sapitos, buscaba huevos de ranas y a todos mis terrarios les ponía una zona de agua”, comenta quien hoy es uno de los únicos productores argentinos de plantas como lotos o nenúfares, a las que estudia para generar nuevas especies, uniendo sus intereses científicos y artísticos, en el más dinámico de sus ecosistemas.

Sagrada Familia


Nenúfares. Considerados sagradas en el antiguo Egipto, el nenúfar es la mas conocida de las plantas acuáticas. Los nenúfares tropicales tienen flores en forma de estrella. Durante el invierno pierden todo su follaje y rebrotan en primavera. La rareza son variedades de floración nocturna.

Loto. Son plantas con follaje de enormes hojas redondas y grandes flores que se elevan por encima y que se ven como sagradas en India y China. Para el Budismo es un icono, porque Buda emergió de un pimpollo de flor de loto. Durante el invierno entran en reposo y pierden sus hojas.

Ninfoides. La denominación se debe a su parecido con los Nenúfares, ya que sus hojas de menor tamaño flotan en la superficie y se asemejan. Poseen hermosas flores y hojas durante la primavera, verano y otoño, desaparecen en invierno, descansando en el fondo del estanque para retomar en primavera, salvo el aponogeton, que florece en invierno.

No hay comentarios: