13.2.12

Agradecimiento


¡Gracias!

¡Gracias por habernos dado tanto de tu alma!

¡Gracias por tanta belleza, por despertarnos la sensibilidad tantas veces! 

¡Gracias por habernos dado perlas de misterio, gotas de luz en momentos en que los ojos podían estar viendo oscuridad!

¡Gracias por tanta búsqueda estética en momentos en que la mente o el corazón podían estar endureciéndose y tus canciones eran llaves de un mandala con mensajes esperanzados y heroicos!

¡Gracias por regalarnos lucidez, por dejar pistas concretas de que hay magia en las palabras, en las formas de decir, en las maneras de cantar, en las infinitas manifestaciones que puede tener la música!

¡Gracias por el humor con que contestabas en los conciertos todos esos pedidos de canciones de tantos que no siempre estábamos escuchándote en tiempo y por hacer de esos instantes un acto poético!

¡Gracias más todavía por haber hecho de cada entrevista, de cada palabra en público, de cada manifiesto sobre arte que escribiste, una oportunidad de poner luz sobre la maravilla existente en la vida, a cada segundo!

¡Gracias por la firmeza que pusiste siempre en tus convicciones, como en las tantas formas en que siempre expresaste la necesidad de que la sociedad debe tener y no siempre tiene sobre sus artistas más valiosos, aquellos que hacen nacer los lenguajes cada vez que hablan!

¡Gracias por la inteligencia sensible con que estos últimos años aportaste una mirada valiente sobre la urgencia con que tenemos que empezar a valorar el estar vivos, tanto cuando hablabas pasionalmente del absurdo con que se maneja sin amor por la vida como cuando apuntaste a lo insano de ciertas costumbres suicidas que muchos quieren seguir señalando como rockeras!

¡Gracias por el entusiasmo contagiante de tus acciones, por unir pensamiento con musicalidad, por lograr que muchas de tus músicas sean pinturas donde navegar el espíritu de aventura que todos necesitamos!

¡Gracias por dejarnos de regalo la mirada curiosa sobre todas las cosas, por hacer que lo que parece lejos se nos presente como palpable y lo cercano como misterioso!

¡Gracias por la infinita alegría de que hayas existido!


Diego Oscar Ramos


1 comentario:

Bitacora - Javier Lema dijo...

Diego, muy bueno. la verdad que la gratitud es inmensa, como bien la expresas. todavía no me compongo del shock de saberlo ausente. ayer estuve mirando viejas entrevistas y canciones. creo que aun no tomamos dimensión de quien nos dejó. su figura se agigantará, estoy seguro, pero ya no como músico, sino como algo mas, como pensador, tal vez. no puedo verlo como músico, no fue eso para mi, fue mucho mas allá. su palabra como decis, su obra, su accionar, su persona luminica.
comparto todo lo que decis, y gracias por decirlo. un abrazo. Javier