8.11.09

Caminata simbólica


Urbanismo filosófico


Excursiones para crear nuevos vínculos perceptivos con la ciudad, con sutiles referencias filosóficas, literarias e históricas.



Diego Oscar Ramos - Uno Mismo - Julio 2008



“El propósito de esta actividad no es brindar información histórica específica sobre el lugar o una suerte de guía turística, aquí se integran aspectos históricos pero no se busca recrear la historia como fin en sí mismo”, aclara el licenciado en Filosofía Esteban Ierardo, profesor de la Universidad de Buenos Aires, ocupado en estimular el encuentro de “significados simbólicos de lugares y hechos presentes o pasados en su dimensión urbana” y en repensar “nuestro vínculo con la ciudad, su impacto sobre la percepción y el divorcio entre lo urbano y la naturaleza”. Para trazar con el cuerpo este objetivo creó sus Caminatas Urbanas, una forma posible de reunir a las palabras con las cosas, mítico objetivo tan filosófico como poético, que vuelve concreto al ir a los propios lugares donde la historia dejó huellas no siempre marcadas en los catálogos turísticos. Sus caminatas por barrios como Palermo, La Boca, Congreso, Retiro, San Telmo, Parque Chacabuco, Constitución o Parque Chas junto con alumnos de sus cursos o quienes han llegado a sus intereses a través de su sitio Temakel se vuelven un momento donde las disciplinas académicas, el discurso del arte y las creencias religiosas pueden unirse en un discurso mayor donde hasta las palabras acaben siendo un puente para amplificar la percepción sobre lo que se ve, lo que se sabe y lo que se siente en determinados lugares. Así, una amplísima plaza cercana a la estación de Constitución puede ser no sólo territorio de plegarias evangélicas del presente o antigua región de descanso de carretas, sino una atemporal apreciación de los contados sitios donde la urbanidad permite una visión con amplitud del cielo. O la misma plataforma de la central del ferrocarril podrá ser territorio fértil para intentar percibir los ecos energéticos del paso cotidiano de millones de personas, con su carga de historias, pensamientos y sensaciones.

“Aceptamos el entorno urbano como un escenario constante para nuestras vidas, pero no nos interrogamos sobre sus sentidos. Atravesamos la ciudad, la usamos y habitamos, pero no exploramos la espesura de sus significados. La interrogación sobre el sentido del espacio construido que nos circunda es incitación para una sensible apertura perceptiva hacia la trama viviente de la ciudad”, explica Ierardo, experto en mitología universal y autor del libro El agua y el trueno, ensayos que hacen confluir los caminos la creación artística, la dimensión simbólica de la naturaleza y los sistemas filosóficos que exploran la esencia del ser. Y es en sus caminatas urbanas, donde parece ir al encuentro del espíritu de Buenos Aires, esparcido como en la explosión de un aleph borgeano en cientos de puntos del mapa de la ciudad. Esos diseños que, como deja intuir su mirada, debe sentir como una ficción que incita al andar. Como algunos libros al conocimiento. Por eso, es que dice que luego de las caminatas vividas en su justa dimensión: “La urbe ya no es entonces lo manifiesto y concluido. Es territorio velado que debe ser recorrido o percibido para que se muestre. La urbe ya no es una forma definida y repetida. Se transforma ahora en una geografía de sorpresas y hallazgos y un bosque de símbolos”.

Libros andantes

Bibliografía recomendada por Ierardo para guiarse en el espíritu de las caminatas urbanas, antes o después de haber participado en alguna de las salidas.

- Walter BenjaminParís, capital del siglo XIX (En Sobre un programa de la filosofía futura).
- F. L. WrightManifiesto de arquitectura orgánica.
- Mircea Eliade: Arquetipos y repetición (en El mito del eterno retorno).
- Héctor Murena: El nombre secreto y otros ensayos.
- Ezequiel Martínez Estrada: La cabeza de Goliat. Microcospía de Buenos Aires.
- George SimmelLa vida en las ciudades.
Jean Baudrillard y Jean NouvelLos objetos singulares. Arquitectura y filosofía.
J. J. RousseauEnsoñación de un caminante solitario.

No hay comentarios: