29.3.19

Motivaciones y aprendizajes



El investigador de fenómenos paranormales Juan Gimeno, da cuenta del sentido y trascendencia que tuvo para su trabajo el haber escrito, junto a Juan Corbetta y Fabiana Savall,  el libro "Cuando hablan los espíritus", donde se realiza un minucioso estudio de la historia en nuestro país del Espiritismo, movimiento que desde finales del siglo XIX propugna la posibilidad de tomar contacto con las almas de seres que han dejado este plano. Valga esta entrevista breve para iluminar la existencia de este libro, editado ya casi una década, de carácter indispensable para quienes tengan interés profundo en estas temáticas. Y posible de ser leído online

Diego O. Ramos



- ¿Cómo nació este libro?
- En realidad la redacción de este libro fue el final de un largo camino. Todo comenzó muchos años antes, cuando me empecé a interesar por una serie de fenómenos extraños, llamados paranormales por algunos, y por otros espiritistas. En el primer caso ligados a potencias extrañas muy profundas del hombre vivo. Y en el segundo caso a los espíritus de los muertos, que seguirían viviendo e interactuando con nosotros los vivos de alguna manera. Creo que la primera noticia sobre el espiritismo me la dio mi madre. Ella me contaba que cuando era muy joven había perdido a un hijo de 11 años, y como estaba muy triste una vecina del barrio de Urquiza la llevó a una sesión espiritista para tratar de comunicarse con él. Ella siempre me decía que había salido muy decepcionada. Pero yo había escuchado y leído grandes historias, así que me hice socio de una sociedad espiritista. Allí estuve con el corazón abierto a todas esas experiencias durante dos años. En ese lapso leí todo lo que pude de su biblioteca y también visité otras sociedades y hablé con todos los espiritistas que pude. Muchos años después, me propusieron un trabajo más organizado. Realizar una investigación de campo también de dos años, visitando sociedades espiritistas argentinas, entrevistando a sus socios, asistiendo a sus sesiones, etc. Era como volver a recorrer un camino, pero esta vez con otra profundidad y en compañía. Así que lo acepté. Luego de ese tiempo, junto a mis otros dos compañeros, Juan Manuel Corbetta y Fabiana Saval, con todo el material conseguido realizamos una gran muestra audiovisual en el Museo Roca y por último escribimos el libro “Cuando hablan los espíritus”.

- ¿Cuál fue la motivación esencial de estas investigaciones?
- El motivo de estas dos recorridas fue confirmar si las premisas del espiritismo eran ciertas. Si era verdad que seguimos viviendo como espíritus después de la muerte física, si nos comunicamos con otros seres que han muerto y si esos seres después de un tiempo vuelven a nacer en otro cuerpo. A eso fui yo, a quedarme allí trabajando con ellos para siempre si encontraba la misma verdad que habían encontrado ellos. El resultado final es muy complejo y abierto, y explicitarlo es uno de los objetivos del libro. También intentamos actualizar la historia del espiritismo argentino, que es muy rica y que sólo estaba escrita hasta 1930, y en la medida de lo posible integrarla con la cultura general del país.

- ¿Qué dirías que aprendiste globalmente con el proceso todo?
- Puedo ahora tener una idea más clara del estado final de la prueba espiritista con respecto a sus consignas. También conocí la calidad humana de los espiritistas, gente muy buena, al estilo de los primeros cristianos, muy desinteresada, muy poco apegada a los grandes medios de comunicación, muy antigua de alguna manera. Y luego, por supuesto, lo que uno va aprendiendo por añadidura cuando escribe un libro, o hace un viaje. Se aprende de historia, de matemáticas, de política, de literatura y hasta de análisis gramatical, cuando estás revisando tu manuscrito y un verbo no se lleva bien con un sustantivo.



Libro ONLINE


No hay comentarios: