10.5.08

King of the Groms


SEMILLERO SURF
 
En Mar del Plata, en proceso de nombrarse Capital Nacional del Surf, se realizó la cuarta edición del Quiksilver King of the Groms, campeonato para surfistas menores de 19 años. Con la presencia de deportistas de Brasil, Uruguay, Chile y Venezuela, el certamen fue una muestra de la fuerte consolidación que está teniendo la disciplina en nuestro país.  


Diego Oscar Ramos - Cuerpo y Mente en Deportes - Febrero 08

Algo de nuevo está aconteciendo en las playas ventosas de Mar del Plata que sigue manteniendo su fama de dar felicidad a quienes llegan en cada temporada. Y poco tiene que ver con los eventos organizados por las radios juveniles, cada una con su parador exclusivo y sus recitales multitudinarios. Ni tampoco con las obras de teatro basadas en éxitos televisivos o plagadas de vedettes que encienden las noches marplatenses cada año. Lo que está transformando la cara de la ciudad es el crecimiento y profesionalización de un deporte que el tiempo parece ir asentando como una actividad natural de esta región costera. Aquí el placer está al alcance de todo aquel que con su tabla le de al surf la dedicación necesaria como para que su cuerpo incorpore destrezas para llegar a ser profesional. O al menos para que desplazarse entre las olas, montándose a ellas con determinación sea ya parte de un estilo de vida. Muchos padres de chicos que hoy tienen menos de 20 años han sido parte de una generación surfera, sin ser profesionales, los han apoyado desde que le legaran su pasión al punto de estimularlos a la profesionalidad y estar siempre atentos a la evolución de sus vocaciones deportivas.
AS
El cuarto torneo Quiksilver King of the Groms disputado en el sector Biología de Playa Grande entre adeptos al surf menores de 19 años, mostró en sus tres días el momento evolutivo que está teniendo la actividad. El hecho de que el Concejo Deliberante haya apoyado declarar a la ciudad como “Capital Nacional del Surf” es un detalle importante que muestra como se está empezando a impulsar al deporte ya no sólo por las asociaciones profesionales, las escuelas, fabricas de tablas y empresas de indumentaria surfer. Ahora estaría entrando en juego también la política local, en una presencia que el semillero de toda la costa bonaerense está viendo con expectativa, ya que esperan apoyo concreto para poder entrenarse mejor y estar a la par de sus colegas brasileños, con mucha tradición competitiva y una naturaleza propicia todo el año a la práctica de deportes acuáticos. Para estar mejor posicionados que ahora a nivel mundial, como aseguran quienes más saben y apoyan al surf argentino, será necesario todo el estímulo posible para que quienes están creciendo como surfistas puedan viajar todo el año y no sólo contar con las competencias de nuestra temporada. Es muy particular que el ganador de estos dos últimos torneos, el argentino Mariano Arreyes, esté radicado en Brasil, donde compite todo el año y desde donde llega a Mar del Plata para participar de los tres meses de competencias de nuestro país. En esta edición del King, uno de los principales del verano para la consolidación de las categorías menores, junto a los competidores locales participaron deportistas juveniles de Venezuela, Chile, Brasil y Uruguay, quienes compartieron mano a mano sus distintos niveles en un certamen de gran nivel organizativo que contó con la primera transmisión argentina de una final por Internet. El mundo surf pudo presenciar en tiempo real el momento en que los cuatro finalistas, los argentinos Mariano Arreyes, Franciso Usuna, Santiago Muñiz y el brasilero Caué Wood buscaban sumar puntos al capturar las mejores olas en los cerca de 20 minutos disponibles.
Allí cada uno supo mostrar habilidades y mañas, sabiendo también que la suerte tiene tanta presencia como la atención extrema que ayuda a aprovechar mejor los recursos naturales a mano. Así le pasó a Arreyes, que defendió con garra su título el año pasado, sin perder nunca la humildad y reconocer en cada una de las jornadas el talento de sus compañeros. Ahora será el argentino nacido en Córdoba y habitante de Buzios quien viaje en agosto a Francia para disputar la edición francesa del mismo certamen. “Estoy muy feliz de ganar por segunda vez este King of the Groms, vine a Mar del Plata con ese propósito y lo logré. Ahora quiero conseguir un buen sponsor de mi país para volver a Brasil y seguir entrenando duro, mi plan es llegar al WCT”, dijo el ganador al recibir el premio, alegre y naturalmente eufórico, sentado en el trono construido con una tabla de surf. Sólo el venezolano Rafael Pereyra tuvo igual o mayor nivel de euforia al recibir dos premios consecutivos, en dos categorías diferentes, del Expression Session, una sección especial del certamen donde se evalúan las maniobras más destacadas en sesiones más libres. En ambas los observadores tan atentos como los competidores pudieron gozar de la alegría natural que despierta el estilo de este surfista, a quien los entendidos hasta han nombrado como el Messi de los surferos. El compartir con figuras de esta calidad está siendo nutritivo para ese semillero que crece y quiere tantas oportunidades como los profesionales destacados como los marplatenses Maxi Siri - varias veces campeón nacional y reciente estrella televisiva de una publicidad de bebida ligada al deporte – o Lucas Santamaría, una de las máximas promesas juveniles pro y uno de los primeros ganadores del King Of the Groms. Con ellos mismos pudieron compartir, a fin de recrearse sin dejar de estar conectados entre sí y con la disciplina, no sólo una disputadísima carrera de kartings en un reconocido local marplatense sino la proyección de films como Young Guns 3, donde todos pudieron disfrutar y aprender de las proezas de los máximos exponentes del surf: Clay Marzo, Dane Reynolds, Ry Craike, Julian Wilson, Jeremy Flores y el mágico Kelly Slater, 8 veces campeón del mundo. También él fue junior y su talento tuvo ayudas para desarrollarse. Eso buscan los chicos del semillero local, nacidos en Mar del Plata, Miramar, Necochea o hasta Córdoba, quienes eligen o son elegidos por esta ciudad marítima. Si bien alguna vez supo de famas provenientes de la producción de pulóveres, hoy sus hijos quieren otra postal para el turismo: ellos mismos, junto al mar, abrazados a su tabla de surf.


TESTIMONIOS  


Mariano Arreyes, 16 años, argentino, vive en Brasil. “Vivía en Córdoba, jugaba al fútbol, mis padres se fueron de vacaciones a Brasil, ahí conocí el surf y nunca más lo quise dejar. Mi papá nos dijo si queríamos vivir allá, en Buzios y dijimos que sí. Aprendí a hablar portugués y mis mejores amigos están allá. Estoy en Amateurs, corro en Juniors, en el Campeonato Estadual de Río de Janeiro, donde salí dos veces segundo. La barra de Tijuca y donde vivo es un buen lugar para surfear, tienen olas buenas, maniobrables, con tubos, llenas. Creo que surfeo mejor en Brasil, pero acá hay olas muy buenas. En La cochera la ola es larga y se pueden hacer buenas maniobras y Biología me trae mucha suerte. Estar allá me favorece, tengo muchos amigos brasileros, que tienen más experiencia compitiendo, tienen muchas mañas y trucos, saben competir. Esto es como un juego y hay que saber jugarlo para ganar. En Brasil hay muchos campeonatos, pero la estructura, la organización, es mucho mejor acá. Es importante que pase esto en Mar del Plata, este campeonato sirvió mucho para que el surf crezca.

Caué Wood, 15 años, brasilero. “Hago surf desde hace ocho años. Nací en el interior de San Pablo, me mudé a Santa Catarina, en Florianopolis, donde me gustaba ver chicos surfeando, le pedí a mi padre una tabla y empecé a surfear. Para mí es bueno conocer los otros surfistas del mundo entero, competir en diferentes torneos y aquí hay buenos surferos. La diferencia es que en Brasil hay más personas surfeando y compitiendo, pero las olas de aquí me gustan mucho también. Siempre se aprende un poco en cada competencia, es eso lo que me gusta. Me estoy sintiendo bien”.  


Rafael Pereyra, 17 años, venezolano. “Vivo frente a la playa y siempre estoy surfeando, desde los cinco años que estoy metido dentro de la playa, ahí empecé a pararme. Me gustan todas las maniobras, pararme en la tabla es una emoción muy grande, se te sube la adrenalina cuando te montas en la ola, es demasiado divertido. Aquí hay nivel, pero no mucho, a los argentinos les falta un poco a los juniors, igual les está yendo muy bien. Veo que las olas son parecidas, chiquitas como en Venezuela, me va muy bien en este tipo de olas. Estoy acostumbrado. Acá el agua es fría, pero está bueno igual. En Venezuela se puede entrenar todo el año, cuando el agua se pone mas fría es mas difícil surfear aquí en invierno. Les recomiendo que vayan allá. Como objetivo, quiero llegar muy lejos en el surf y estar montado siempre en el podio”.  


Guillermo Satt, 15 años, chileno. “Hago desde los 9 años, mi papá iba a la playa a hacer windsurf, hacía yo también, pero una amiga me prestó su tabla y me gustó mucho más. Les digo a todos que se motiven, que lo prueben, es otro estilo de vida. Este campeonato está muy bueno. La única diferencia con mi país es cómo vienen las olas, son de este tipo, pero sin viento, más de playa. Igual hay que acomodarse a todo tipo de olas, ya hice surf en Brasil, Perú, Estados Unidos, Portugal, Francia, Ecuador. Prefiero las de Perú, porque las olas son perfectas, de dos metros, el agua no es fría y hay poca gente. Son olas de dos metros, con fuerza y tiran tubos. Como objetivo, este año quiero ir al mundial de Francia y salir campeón del mundo”.

Pedro Francistegui, 15 años, argentino. “Arranqué de muy chico, me enseñó mi papá. A los cinco años me regalaron mi primera tabla. Cuando tenia 10 empecé a correr las categorías más chicas en Mar del Plata y ahora estoy corriendo las intermedias y las junior. Estuve en Portugal con el equipo argentino y quedé 49 del mundo. En Brasil entrené mucho free, a 100 km de Florianópolis y en la costa argentina surfee en Necochea, Quequén, Mar del Sur, Santa Clara y Mar del Plata. Siendo de Miramar mucho no me va esto de la capital del surf, porque allá hay muchos surfistas con nivel, pero acá están los circuitos importantes. Y es bueno para la Argentina. Pero nos gustaría que apoyen más al semillero, porque somos el futuro del surf. Si siempre hay plata para los más grandotes, premios en dinero y viajes, ellos van a evolucionar, pero en unos años no van a correr más. Necesitamos un apoyo más fuerte, tratar de hacer un equipo nacional para que entrene todos los fines de semana, con lugar para alojarse, como pasó ahora en este campeonato. Los chicos que se entrenan en Brasil cuentan con olas con más fuerza y tamaño. ahí podés subir tu nivel, porque surfeás con chicos que lo hacen mejor, viajan más seguido a todos lados del mundo”.



Silvana Costa, masajista del evento. “Les hago a los chicos un masaje descontracturante, precompetitivo y post competitivo, para que entren con más fuerza y garra al agua. Después soltamos los músculos para que puedan estar más livianos al otro día. Hacemos un estiramiento de todos los músculos de la espalda, los brazos, trabajamos isquiotibiales en las piernas y en la espalda trapecio, omóplatos, rotadores para que puedan tener flexibilidad al entrar al agua. El masaje precompetitivo lleva siete minutos, de estiramiento y el post competitivo lleva 15 minutos. El surf es bueno para el desarrollo corporal, sólo que los chicos deberían cuidarse más, porque se quedan con el traje de neoprene después que salen del agua y el cuerpo absorbe esa humedad, sobre todo en la cintura, en la parte del nervio ciático. Y tendrían siempre que estirar, porque pueden tener lesiones, cualquier movimiento - brusco o no tanto - puede generar microlesiones. Se van acumulando y provocan una lesión. Por eso es bueno que hagan mucho estiramiento antes de entrar al agua y un buen masaje, así entran cien por cien en sus posibilidades. Un punto importante es el doblar las rodillas. Es fundamental para no hacer un trabajo brusco sobre el ciático y lesionarte, por lo que se trabaja mucho los glúteos, muslos y pantorrilla, para que el nervio se descomprima. Otra recomendación es entrar al agua progresivamente, para que el contacto no sea de golpe. Si lo asimilan de chicos no van a tener las lesiones que encontrás en un surfista de 30 a 35 años”.

Sebastián Chacón, director de Surfpress Prensa y Contenidos “Este King of the Groms viene a alentar el crecimiento del surf juvenil. Está hecho a nivel internacional, por la estructura y la atención que se le da a los surfistas. La idea es que los chicos además de la parte competitiva se vayan acostumbrando a eventos de estas características. Lo que más cuesta en Argentina es tener un calendario anual, el de tres meses no es suficiente para trabajar con las inferiores. Una buena idea sería hacer un circuito intercolegial como el de Estados Unidos, dividido en cuatro competencias, ahí los que son buenos luego son estrellas mundiales, como Kelly Slater o Ron Machado. Sobre la idea de Mar del Plata capital del surf creo que es muy importante para nuestro turismo. Costa Rica creció mucho a partir de tener al surf como principal industria de ingreso. Deberíamos tener más escuelas, más subsidios municipales, que se fomente políticamente. Recién ahora se están dando cuenta de la importancia, hay escuelas, fábricas de tablas, industrias de ropa que nacieron de surfistas. Hoy el surf es una de las postales de la ciudad”.

Fernando Aguerre, presidente de ISA (International Surfing Association) “MAR DEL PLATA, ayer era una ciudad BALNEARIA, hoy como Huntington Beach en USA, o Biarritz en Europa… es una ciudad llena de surf. La ciudad ha recorrido un largo camino entre esas ramblas de principio de siglo de pocos miles de habitantes, entre esa ciudad balnearia del siglo 20, y esta ciudad surfista del siglo 21 en camino al millón de habitantes, adonde miles y miles de personas planean su día alrededor de sus encuentros rituales, casi religiosos con las olas y los otros surfistas. Y sugiero, con el mayor respeto que me merecen los fabricantes de pulóveres, que el arco de la entrada diga Mar del Plata, Capital Nacional del Surf. Me parece que tiene mucha más onda, que es mucho más atractivo ir a la playa, a jugar con las olas, a surfear, que comprar pulóveres. Así como aprendimos de Biarritz hace muchos anos, aprendamos hoy, de como hace unos 20 anos paso de ciudad balnearia a Capital del surf francés y europeo, a ser el Centro de la industria surfera, con miles de empleos generados. Todo empezó con un festival, con invitados hawaiianos, que infectaron a Biarritz de surf, de amor por el mar, por las playas limpias. El surf y Mar del Plata juntos, tal vez hasta sin darnos cuenta, han infectado al país de surf. Hoy se surfea en toda la costa, hasta en el río en Buenos Aires, donde reman en sus tablas para estar en estado cuando vienen al mar. El surf es un estilo de vida, no una moda que viene y se va. El marketing de Mar del Plata debe incluir al surf como estilo de vida cerca del mar. Después de todo, los surfistas hacemos todo el año lo que muchos tienen ilusión de hacer unos días”.